PORQUE LO DIGO YO, ¡Y PUNTO!

¿Fueron palabras temidas en tu infancia o escuela básica? Si la respuesta es no, pues… ¡Qué suerte tuviste!

Pero ahora tú eres el gestor y tomas decisiones difíciles para hacer cumplir los cambios necesarios. Intenta en lo posible, que no se te escape la misma frase de tu boca…. Es cierto que hay que tener en cuenta las preocupaciones de tus empleados o equipo, por supuesto, pero, al mismo tiempo, no puedes permitirte el lujo de pasar horas debatiendo con tu equipo todos los puntos de cada decisión que tomas, ¿no crees? Supongo que te estarás preguntando a dónde quiero llegar… En algún momento, tienes que dejar de debatir y empezar a moverte hacia adelante. Es entonces cuando se vuelve muy fácil el hacer valer tus competencias de gestor, dejando que esas seis palabras suenen….”Porque lo digo yo, y punto!” En mi edad escolar básica escuché demasiado esas seis palabras, creo que frustra bastante oírlas. Te aseguro que no son las mejores palabras, que se pueden emplear para gestionar como un líder eficaz, que pretende que sus empleados/equipo acepten y compartan las decisiones que estés tomando. No es una buena fórmula gestionar por la fuerza. Entonces, ¿qué más opciones hay para evitar las seis palabras y mantener a tu equipo o empleados avanzando en la dirección correcta, sin tener que gastar horas infructuosas debatiendo cada movimiento? Aquí pueden estar algunas opciones.

  1. “He decidido hacerlo de esta manera porque …”

En primer lugar, lo que tu equipo está buscando es la justificación de tu decisión. Ellos quieren saber que tú no estás haciendo cambios, simplemente porque tienes el poder para hacerlo y punto. Tengo clarísimo, que tampoco tienes que sentirte presionado a revelar todos los detalles de la reunión de estrategia, que llevó a tomar la decisión de cambio, por supuesto, aunque creo que debes ser capaz de proporcionar una razón clara, concisa y convincente del por qué tú estás haciendo el cambio. Si no puedes o no quieres llegar a una explicación más allá y detallada, intenta no entrar en el “Bueno, ésta es una decisión tomada por la alta gerencia” o “Ésto es lo que hay y como las cosas tienen que ser”. Bucea de nuevo en el razonamiento detrás de la decisión, o trabaja con su jefe para formular una explicación sólida que pueda proporcionar a tu equipo un argumento más convincente, persuasivo, y que muestre claramente el por qué de la aplicación de tú nueva decisión de cambio.

  1. “Vamos a responder a vuestras inquietudes más importantes”

Cuando decidas explicar una decisión, ten en cuenta que a tu equipo puede que “los árboles no les deje ver el bosque” y simplemente vea que es un plan de futuro diferente y que actualmente no conoce. Quizá esté equivocado, pero personalmente me deprime mucho oír, entre otras perlas: “Pero si la manera antigua funcionaba bien” o “Nunca tuvimos problemas con la forma con que solíamos hacerlo”. Hay más… , pero éstas son la que recuerdo con más cariño…. Hay momentos en los que miras la puerta para salir corriendo, después de oir perlas de ese color y forma, ¿no te ha pasado nunca? XD! Ya sé que estas expresiones son sólo quejas debidas a la molestia de tener que experimentar la adaptación a un cambio, pero hay momentos en los que tienes que estar ahí para entenderlo. Siempre he creído que hay que animar al equipo a descubrir lo que en realidad le preocupa con expresiones como, ¿Estáis preocupados porque pensais no tener suficiente formación para el nuevo proceso de cambios? ¿Creéis que un nuevo flujo de trabajo os quitará tiempo para hacer el resto de tareas? Y hay que darles respuesta a las preguntas, claro. Te aconsejo que te las pienses y prepares bien…

  1. “Ésta es la forma con la que vamos a probarlo primero”

Por favor, máxima transparencia en este punto…No es la alternativa que más me gusta, pero te la dejo para que la valores. La palabra clave aquí es, “por supuesto, en primer lugar”. Ésto afirma suavemente tu firme decisión, permitiendo que tu equipo sepa, que si no funciona la decisión que has tomado, podrás estar abierto a revisar el tema en el futuro. Reconocer que serás receptivo a futuros comentarios, te ayudará a conseguir de momento que tu equipo suba a bordo y, una vez que lo haga a tu manera, puede que encuentre que sus preocupaciones iniciales no son tan importantes. No es malo que tu equipo pida más información. Pero por el bien de la productividad de ellos y la organización, en algún momento, tienes que empezar realmente a seguir adelante con el plan. Abordar las preocupaciones de tu equipo de forma rápida y directa. Tienes que conseguir que todos suban a bordo para comenzar a hacer el progreso del cambio. Si no te funciona ninguno de los tres puntos anteriores, puedes volver al despacho de direción o también, puedes coger el martillo, romper el cristal y tirar de la anilla diciendo: “Porque lo digo yo, y punto!” asumiendo las consecuencias, como un campeón. XD…!!!

Puedes ver otros post mios en mi blog haciendo clik aquí.

Joan Puyol    Vender mi coche Barcelona Ejecutivo de ventas-Empresario-Blogger. Contacta amb Joan aquí. telf. 639 611 939